Te presentamos algunas curiosidades de los hermosos cisnes

por: Yesimar Gerdler

11/04/2020 | 2:00 pm

Pixabay

El cisne es considerado una de las aves más hermosas del mundo. Su gracia y elegancia característica lo convierten en uno de los animales más apreciados por la humanidad.

Esta criatura emplumada, perteneciente a la familia Anatidae, siempre ha sido vista como una representación de la belleza y del amor eterno, de hecho, tienen una sola pareja durante toda la vida y le son fieles hasta la muerte.

La mayoría de los cisnes son blancos, aunque en Australia existe una especie de cisne negro, cuyo plumaje es oscuro y suele tener manchas blancas bajo las alas, además su pico es rojo.

Su cuello largo y esbelto es una de sus características más llamativas. Su tamaño varía dependiendo de la especie, aunque por lo general puede medir hasta 1,5 metros de altura y llegar a pesar hasta 15 kilos en el caso de los machos, y 11 kilos en el caso de las hembras.

Los cisnes son una especie de ave con una esperanza de vida media. En libertad es raro que superen los 10 años, entre otras razones por la caza y los depredadores.

No obstante, cuando viven en cautividad con los cuidados adecuados, la media aumenta de 13 a 20 años, habiendo casos muy raros de algunos que han llegado a los 25 años de edad.

Su hábitat va desde Asia Central hasta Norteamérica, pasando por Europa, África, Corea e India. Son aves migratorias que vuelan siempre hacia el sur cuando las bajas temperaturas acechan.

Los cisnes son aves que les gusta vivir en comunidad, aunque en grupos pequeños. Pasan la mayor parte de su vida dentro del agua, flotando de un lado a otro. De hecho, muchas especies duermen dentro del agua.

Por norma general solo salen de esta cuando se reproducen y para incubar los huevos, los cuáles suelen construir sobre vegetación dentro del agua.

La puesta de huevos es variable según la especie, pero de media suelen ser unos cinco o seis huevos. La madre es la que se encarga del proceso de incubación, mientras que el padre tiene la tarea de vigilar que ningún depredador se acerque al nido.

Pasados unos 25 días, finalmente nacerán los polluelos, los cuales empezaran a nadar con sus padres a los dos o tres días.

Sin embargo, como todavía son muy pequeños para conseguir su comida, los padres son los que los alimentan. A las dos semanas de vida, ya son capaces de conseguir su propio alimento. Pero no podrán volar por lo menos hasta tener los tres o cuatro meses de vida.

TelevenTv

TelevenTv TelevenTv TelevenTv TelevenTv TelevenTv TelevenTv

Todos los derechos reservados © Copyright 2001 - 2020. Corporación Televen C.A. RIF: J-00237616-3. Caracas | Venezuela.