Emilio Lovera

featured

Él es risa y alegría, es la médula de la comedia venezolana, es la voz y rostro de muchos a la vez, es Chepina, Perolito, el Chúnior, el Portu, el Malandro Asustado y miles más. Su talento y carisma han contagiado de júbilo a los venezolanos. Ha hecho carrera en la radio y en la televisión. Ha recibido aplausos y ovaciones de su público. Él es único, no hay comediante que lo supere, ni aspire ocupar su lugar. Se trata de Emilio Lovera.

Nacido en Caracas el 31 de agosto de 1961, Emilio Alejandro Lovera Ruiz se define como un hombre “trabajador y generoso”, confiesa que desde el segundo año de bachillerato se percató de su habilidad para hacer reír a sus compañeros de clase, y desde allí se aferró -con ambas manos- al humor. “De alguna u otra forma me divertía más con la parodia y el chiste que con las actividades comunes de todo niño”.

Sus inicios en la radio se remontan a 1981 con “Radio Rochela Radio”, programa en el que trabajó por más de 10 años. A la vez, participó en diversos espacios radiales como “Radio Saperoco”, “Pepetísimo”, “El Solar de la Risa”, “Avíspate campesino”, “Programa Impacto”, “Rochela con Cristal”, “¡Qué broma tan seria!” y “Humor con Amor se paga”.

Más tarde, en noviembre de 1982, comenzó su carrera televisiva en Radio Caracas Televisión (RCTV) con el programa Radio Rochela, espacio en el que se mantuvo durante 23 años. Se separó del elenco en mayo de 2005.

Paralelamente, en el año 2000 protagonizó la serie “Emilio Punto Combo” transmitida en RCTV, junto a Karl Hoffman, Rosario Prieto e Iván Tamayo. También figuró en series como “La cámara indiscreta” y “Las mil caras de Emilio Lovera”.

En el 2011, éste emblemático humorista vuelve a la pantalla chica -a través de Televen- con el programa humorístico Misión Emilio, una alternativa en señal abierta para la diversión del venezolano. “Lo que traigo es, las cosas que me gustan hacer, y que sé que de alguna u otra forma hacen reír al público”.

Con muchos éxitos a su espalda y con las mismas ganas de divertir a su público, Lovera aspira ser “una referencia en la comedia latinoamericana, culminar una carrera sin escándalos y sin mucha mala publicidad”.

[nggallery id=25]